100 Cosas en 100 Días de Cuarentena

Para mi todo esto empezó un 26 de Marzo en el puerto de Southampton, Inglaterra, a bordo de un barco Crucero

Desde entonces tuve que hacer 3 aislamientos, rompí uno, estuve en tres barcos diferentes, navegué por los mares de Irlanda, Alborán, Balear y Caribe, el canal de la Mancha, la Bahía de Vizcaya, el estrecho de Gibraltar y el Océano Atlántico. Viaje en 3 aviones, pase por 4 aeropuertos (uno se repitió dos veces más). Puse un pie en Gibraltar, Barbados y finalmente Buenos Aires. 

Vi de lejos la Sagrada Familia (Barcelona), el puerto de donde salió el TITANIC y las costas del continente Africano. 

Incontables atardeceres y 0 amaneceres.

Hice nuevos amigos, me despedí de gente que tal vez no vuelva a ver. Perdí algunos recuperé otros. Me reencontré con amigos viajeros.

Descubrí una nueva faceta artística, empecé a escribir, retomé el taller de dibujo, diseñé unos 8 personajes . Empecé a estudiar Francés, Bonjour!, lo dejé. Empecé a practicar Origami. Participé en un Jam de percusión, inventé un instrumento musical con perchas, lo tiré a la mierda. Dibuje una cara en un rollo de papel higiénico para no sentirme solo pero nunca hablamos. Hice un álbum de fotos sobre la cuarentena sacando una sola foto

Leí tres libros (bah! 4 pero uno me aburrió y no lo terminé).

Cumplí años estando aislado. Nunca me enfermé físicamente, no podría asegurar como estoy mentalmente. Me tomaron la temperatura unas 160 veces. Engordé, ejercité fuerte, volví a engordar. Me emborraché, fumé, pasé por todos los estados de ánimo. Cambié de opinión unas cuantas veces, cambié de planes otras tantas. Estuve varado, fui repatriado.

Pusieron en pausa mi trabajo, fui voluntario en el mismo para no perder la cordura. Conviví, juzgué, acepté, me pegue el susto de mi vida yendo al baño.

Vi 3 delfines, cuide a un perro, vi demasiadas películas (una en especial la repitieron mucho más de lo normal), terminé algunas series, fui al cine, a los fichines (arcade para algunos), jugué al mini golf, al voley, al pool, resolví acertijos. Participé en tres competencias salí segundo en una. 

Fui entrevistado en dos ocasiones, pasé por las fases 4-1-3-1-2-1 en ese orden. Cociné pero no me hago el “Chef”, comí desde arroz a camarones. Me disfracé, me enganché con EL CULEBRÓN del momento de España, gasté unos 60 dólares en golosinas, perdí una cantidad de plata importante por errores burocráticos ajenos a mi.

Me niego a muchas teorias de conspiracion con lo que está pasando. Aprendí más sobre los terraplanistas, me parecen altos giles, pero bueno respeto a que cada uno crea lo que se le cante el culo. Aprendí que a la gente le interesa más lo que pasa con la realeza europea que los avances de la medicina.

Y si llevas la cuenta de todas las cosas que hice en esta cuarentena TE PIDO MILDIS pero siento que ya estoy metiendo demasiadas giladas a los ojos del lector.    


Gracias por acompañarme en esta aventura, si te gustó no olvides compartir en tus redes sociales amigas. Suscribite a mi Instagram en la columna de la izquierda, para seguir mis viajes diariamente y no olvides dejarme un comentario aquí abajo.

Ya está a la venta “CUARENTENA, una historia en alta mar”.

Cuando el mundo se detuvo por un virus, nosotros quedamos atrapados en el mar. Navegando por los mares de Europa y el caribe con la incertidumbre de no saber cuándo volveríamos a pisar tierra. Mandame un mensaje por mail hola.unboludoporelmundo@gmail.com y te lo envío de forma digital para que lo puedas leer desde cualquier plataforma. Si querés saber más hacé click en la foto para leer el primer capítulo

Buenas vibras!

Andrés.


Quizás te interese leer:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *