O meu é melhor, no loco el mio es mejor

Seguramente en mi blog dedique un artículo completo sobre los tipos de viajes que podemos hacer. Desde esos que salimos con la mochila y no sabemos cuando van a terminar y hasta los de fin de semana. Viajes de trabajo, de relax, de vida, etc. En fin, del que les quiero hablar ahora es de los viajes de transición. Esos que haces por el solo hecho de viajar para no perder el tiempo y a la espera de la oportunidad para otro viaje más grande. Para mí este primer viaje fue a Misiones, una hermosa provincia con sus tierras húmedas y coloradas, paisajes verdes, ruinas, pueblos perdidos por el camino, yerba mate, y por supuesto una de las maravillas naturales del mundo.

Mi primer parada fue en San Ignacio, un pueblo donde, además de tener unos tíos que me daban techo, hay unas ruinas de templos Jesuitas construidas en el siglo XVII con el propósito de evangelizar a los indios Guaraní. Una cultura que en Paraguay aún lleva una fuerte lucha por subsistir. De hecho el Guaraní sigue siendo idioma oficial en el país. 

Esta y el Quechua que se ubica al noreste de Argentina, Bolivia y llega hasta Perú, son dos culturas que no no pudieron ser completamente erradicadas durante la conquista de América.

Luego de unos días deambulando por el pueblo, conociendo a su gente, visitando el río y batallando con los mosquitos a cada paso que daba , continué mi viaje hacia Iguazú.

Durante mis días en Misiones revaloricé el significado de la palabra “Siesta”, y eso que estuve en el Noroeste Argentino y más adelante en Entre Ríos y Corrientes, pero fue en Misiones que sentí el calor y la humedad por la que la gente no sale ni a refrescarse entre las 11:00 am y cómo las 05:00 pm (dependiendo la época del año). Y es que no podés ni moverte y realmente preferís estar a la sombra, tomando un tereré (es un mate frío para los que desconocen) y recién cuando baja el sol empieza la actividad fuerte del día.

Con esta nueva percepción del calor mi primer gran error fue pensar <<Seguramente el agua de las cataratas te refresque>>.

Eso solo hizo que la humedad sea más intensa de lo esperado y adentrandote en la espesura del bosque se encuentra contenida esperandote para que sientas un sauna natural. De todas formas se dejan disfrutar, ahí el calor no es importante, aunque sí les recomiendo no ir en pleno verano como hice yo.

La siguiente pregunta que surje es ¿De que lado es mejor la vista de las cataratas, el Argentino o el Brasilero?

Es una de esas incógnitas que no tienen respuesta y se va a discutir por siempre. Es verdad que la vista panorámica que tenés desde Brasil es impresionante y desde ningún otro punto las vas a ver así. Pero desde el lado Argentino las podes tocar, sentir su fuerza y explorar en cada recoveco de ella.

La vegetación, la fauna, los laberintos por los que te podés meter y la garganta del Diablo le dan un toque mágico al recorrido. Ojo con los coatíes, son ladrones amigables del barrio, se hacen amigos pero te sacan hasta el teléfono si pueden, no es lo que me sacaron, pero si los vi, y me robaron unas galletitas mientras me distrajo uno.

Y así defino a los viajes de transición, cortitos y al pie, te dejan satisfechos por un tiempo, te renuevan las energías y a prepararse para lo que se viene.

Misiones fue especial para este viaje, porque no fueron solo las cataratas, fueron cuevas, pueblos pequeños, ruinas jesuitas, yerba mate, tereré, playas en el río, aventuras en la selva y esa ruta 12 que oculta mucha magia de principio a fin.


Gracias por acompañarme en esta aventura, si te gustó no olvides compartir en tus redes sociales amigas. Suscribite a mi Instagram en la columna de la izquierda, para seguir mis viajes diariamente y no olvides dejarme un comentario aquí abajo.

Ya está a la venta “CUARENTENA, una historia en alta mar”.

Cuando el mundo se detuvo por un virus, nosotros quedamos atrapados en el mar. Navegando por los mares de Europa y el caribe con la incertidumbre de no saber cuándo volveríamos a pisar tierra. Mandame un mensaje por mail hola.unboludoporelmundo@gmail.com y te lo envío de forma digital para que lo puedas leer desde cualquier plataforma. Si querés saber más hacé click en la foto para leer el primer capítulo

Buenas vibras!

Andrés.


Quizás te interese leer:

One thought to “O meu é melhor, no loco el mio es mejor”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *